¿Qué es ser Cool Hunter? por Emma Pivetta

El pasado 17 de febrero impartió la Masterclass “¿Tendencia o estridencia? Coolhunting para Marketing Digital” para IIMN. Durante la sesión pudimos conocer más de cerca una profesión, la de Coolhunter, bastante desconocida en ciertos sectores. Hoy, charlamos con Emma Pivetta, sobre su día a día y qué significa ser cazador de tendencias.

¿Qué significa ser Cool Hunter?

Estar observando de una forma permanente y sistemática comportamientos sociales, innovaciones en diferentes ámbitos. Detectar indicios de cambio y saber si se trata de cambios pasajeros y debidos a un fenómeno en concreto o bien si estamos frente a cambios que de verdad que son la antesala de fenómenos que van a impactar a múltiples sectores sociales, económicos y políticos. Ser Cool Hunter significa saber hacer y hacerte preguntas, detectar cambios y, lo más importante, aprender a enlazar información que, a priori, puede no parecer importante para tu análisis y que luego ves que tiene mucha importancia. Todo ello, muy a menudo, acompañado de una buena dosis de cafeína.

[Tweet «Ser Cool Hunter significa saber hacer y hacerte preguntas, detectar cambios»]

¿Puedes describirnos un día normal en tu vida laboral?

Revisar mis fuentes de información (aquellas que monitorizo de manera constante, online y offline) para detectar, si es que los hay, esos insights (indicios de cambio). En caso de que esté trabajando en un proyecto o encargo concreto para un cliente, monitorizo las fuentes de información de su sector, reviso cómo es el comportamiento de sus clientes/usuarios respecto a determinados fenómenos y, en caso de detectar indicios de cambio, me desplazo a los «hábitats» de esos usuarios/clientes para saber el por qué (es la combinación de las técnicas de análisis social, tanto a nivel online como offline).

A partir de aquí presento esos indicios, diseño potenciales escenarios futuros de impacto de las tendencias observadas y propongo lineas de actuación que luego, mi cliente, decidirá si usar o no para su negocio.

¿En qué aspectos te sueles fijar cuando vas a la caza de tendencias?

Hablando llano, me fijo en lo que hace la gente (comportamientos grupales), respecto a determinados temas. Muy especialmente el colectivo de gente joven, innovadores, clases medias-altas y todo tipo de referentes. Lo combino con toda la información de que dispongo en referencia al contexto (entorno) en qué se están moviendo e interactuando y de este análisis empiezo a extraer información. De algún modo acabas sintiéndote como un CSI, un policia, un técnico de laboratorio que trabaja con un material muy inestable (divertido y a menudo sorprendente) que somos las personas.

¿Por qué crees que la gente asocia esta profesión solo a la moda?

Por lo que representa la industria de la moda: ritmo frenético de cambios, necesidad constante de actualizar colecciones para adaptarse a los gustos del consumidor y vender una temporada tras otra, sin apenas descanso. Es una industria muy competitiva y muy sujeta a la temporalidad, a los gustos e hipersegmentación de consumidores y fabricación rápida para suministrar al mercado con la misma rapidez (excepto quizás, el apartado de alta costura).

Necesitan adelantarse a los gustos, conocer muchísimo a sus clientes y vender también, una temporada tras otra, porque la ropa, muy a menudo, es un símbolo de estatus o de pertenencia a determinados grupos sociales, de todo tipo. Además, hay que recordar que una de las primeras veces que se usó el término coolhunting fue a finales de la década de los  ’90 (en la revista New Yorker) y se usó asociado a la moda. Eso, aunque en las ciencias sociales se hayan dedicado en parte a detectar y analizar tendencias desde siempre, marca mucho. 

¿Cómo crees que afectan las nuevas tecnologías y social media a esta profesión?

Ayudan mucho por un lado, por el otro pueden confundir y mucho. Ayudan porque te permiten indagar en fuentes de información (publicaciones online, blogs, redes sociales, etc…) que jamás te hubieses imaginado antes y que proporcionan muchísima información de prácticamente cualquier lugar del mundo. A su vez, te permiten conocer y darte a conocer, colaborar con gente y aprender de gente a la que, antes, no hubieses llegado (o hubieses tardado mucho más en llegar). Complican porque hay que aprender a discernir y seleccionar esa información y a saber que analizar el online sin tener en cuenta en offline es dejar el análisis y el trabajo incompleto. Internet no es todo el mundo y , a veces, puede llevar a correlaciones sin sentido (hasta que compruebas qué y por qué está pasando un determinado fenómeno).

¿Qué estudios, conocimientos o habilidades debe tener un Coolhunter?

Pues precisamente porque trabajamos con personas, grupos sociales, comportamientos sociales, etc….cualquier conocimiento relacionado con las ciencias sociales (sociología, antropología, psicología social, etnografía…)

¿Quieres ver la Masterclass «Qué es el Coolhunting» que ofreció Emma Pivetta el pasado 17 de febrero para IIMN?

Deja un comentario

5 × 3 =