Los mejores CMS para tu Ecommerce

Cada vez son más las empresas que deciden comenzar a vender por Internet. En un principio, parecerá un camino de rosas. No obstante, al comenzar empiezan a surgir mil dudas.

Por ello, en este post vamos a explicar qué debe tener un buen CMS ecommerce y cuáles son los tres mejores. Todo ello te ayudará a elegir el portal que mejor se amolde a tus necesidades.

¿Quieres formarte en E-Commerce?   Sí, quiero

 

Qué debe tener un buen CMS ecommerce

​Un buen CMS ecommerce debe tener una serie de características que faciliten la compra al usuario. La primera característica es la experiencia usuario. Es decir, debemos exigir que la plataforma tenga una navegación sencilla, claridad en el diseño y que la velocidad de carga sea alta.

Todos sabemos que una página que cargue lentamente no tendrá ningún éxito.

También debemos fijarnos en la página de producto. Es decir, dicha página debe permitir hacer zoom en las fotos del mismo, contener un espacio para una descripción o que aparezcan otras sugerencias de productos relacionados. Cabe destacar la importancia de que tenga un diseño responsive que pueda verse en todos los dispositivos.

Otro factor a tener en cuenta son los procesos de pago que deben ser sencillos, rápidos y que permitan tener varios métodos diferentes. Por último, debemos exigir que los procesos automatizados sean los más posibles. La generación de facturas y el control de stock, entre otros, ahorran mucho tiempo si se automatizan.

PrestaShop

​Prestashop es uno de los CMS más utilizados en el ecommerce. Ciertamente, ofrece una gran cantidad de ventajas. Entre ellas, la sencillez de uso. Esta plataforma es muy intuitiva y fácilmente entendible por cualquier equipo de desarrollo.

Además, dispone de una gran cantidad de plantillas entre las que podrás encontrar la adecuada para tu negocio. Y, si no la encuentras, se pueden modificar fácilmente. El servidor que requiere no es demasiado costoso y es una buena solución para comercios estándar.

En cuanto a los inconvenientes, encontramos que para negocios multiplataforma, multilingües o multilogística el control de operaciones se vuelve complicado. Tiene, además, bastantes problemas de seguridad que un hacker puede detectar fácilmente. En algunos casos, se dan incidencias en operaciones por problemas de gestión de stock.

Magento

Magento, por otro lado, es una plataforma algo más compleja que la anterior. No obstante, presenta más funciones.

Entre sus ventajas encontramos el hecho de que soporta 60 idiomas. Permite también la organización de productos por colores, formas y demás preferencias. Incorpora herramientas SEO, por lo que mejorar el posicionamiento será mucho más sencillo.

En cuanto a los envíos, ofrece la opción de aportar varias direcciones o incluir un mensaje de regalo al cliente. Permite además desarrollar más de una tienda online y tener la administración de todas en un único usuario.

No obstante, esta plataforma cuenta con el inconveniente de que su uso es mucho más complejo que el de otras plataformas. Necesita un procesamiento mayor en el servidor donde se aloje y las modificaciones en las plantillas pueden repercutir sobre el tiempo de carga.

WooCommerce

Por último, hablamos de WooCommerce. Esta plataforma presenta varias ventajas como el hecho de que es muy manejable, sencilla e intuitiva. Es fácilmente personalizable y de diseño flexible, además de que permite integrar tu blog de WordPress si lo tienes. Existen miles de plantillas, es gratuita y de código abierto.

Los inconvenientes que presenta son, en primer lugar, que se trata de un plugin de WordPress. Por tanto, sus funciones son reducidas. Aunque es gratuito, es necesaria la instalación de complementos de pago. Y, por último, sus actualizaciones pueden modificar la visualización de los productos.

Por tanto, debemos hacer hincapié en que cada negocio necesitará un CMS ecommerce determinado y ajustado a las necesidades del mismo. No hay un CMS definitivo, sino que dependerá de las necesidades del negocio.

master marketing digital

Deja un comentario

dieciseis − trece =