¿Cómo definir los objetivos en una estrategia de social media?

La presencia y estrategia de las marcas y empresas en las redes sociales es uno de los ámbitos del marketing digital más apasionantes y en auge el cual podemos estudiarlo profesionalmente, por ejemplo, a través del máster en marketing digital de nuestro Instituto Internacional de Marketing. Su importancia es clave para los resultados corporativos e implica una planificación bien estructurada para alcanzar el éxito.

A continuación destacamos los aspectos clave a la hora de realizar una buena planificación y definición de objetivos en la estrategia de social media. Pero antes vamos a mencionar algunos de los objetivos más frecuentes de las empresas en las redes sociales.

Tipos de objetivos en social media

Gracias a la presencia en social media las empresas logran obtener una serie de información muy útil y valiosa para sus estrategias enfocadas a aumentar sus ventas. La creación de sus perfiles y páginas en social media y la interacción y contacto directo con las comunidades de seguidores permiten a las marcas conocer mejor las necesidades y preferencias de los usuarios,  acercarles promociones y ofertas, ver el reflejo de las tendencias actuales de los consumidores… En definitiva, estar presente en las redes sociales permite a toda empresa o marca conocer mejor a su target y crear estrategias orientadas a satisfacer mejor sus preferencias y necesidades. 

Para la empresa algunos objetivos para las redes sociales pueden ser:

  • Engagement
  • Visibilidad
  • Incremento de leads/contactos
  • Satisfacción de los clientes
  • Posicionamiento
  • Aumento de productividad gracias al mayor entendimiento del funcionamiento del mercado y detección de tendencias
  • Reputación online

Los objetivos bien logrados tendrán una influencia en las ventas, las cuales se pueden incrementar tras una consecución de los objetivos del tipo que se han comentado en las anteriores líneas.

Objetivos en social media según la etapa del negocio

Dependiendo de la etapa en la que se encuentre el negocio, podemos definir diferentes tipos de objetivos.

Para etapas iniciales, cuando se acaba de lanzar la empresa, marca o producto, existen dos objetivos principales: generar alcance para el producto o servicio (awareness) o generar interés y estimular la prueba/compra del servicio o producto. Para lograr estos objetivos se puede empezar creando una base de seguidores en las redes sociales y generar interés a través de contenido interesante para la comunidad.

Cuando el negocio, producto o servicio se encuentra en fase de crecimiento, existen dos objetivos principales: aumentar las ventas y la interacción con el producto o diferenciar el producto de la competencia. En estos casos, conseguir que los clientes actuales se conviertan en prescriptores de los productos y trazar una comunicación que destaque las ventajas del producto con los competidores (no es necesario nombrarles sino ser claro al comunicar las ventajas) son las estrategias a seguir.

Por último, en etapas de madurez, el objetivo puede ser mantener el nivel de ventas actual. Para ello se deben utilizar los perfiles sociales para comunicar promociones para fidelizar a nuevos clientes y novedades para seguir atrayendo a los actuales clientes. También es importante generar contenido interesante para mantener el interés y la conexión con la audiencia y ofrecer el producto o servicio a clientes poco explorados con el fin de aumentar el mercado.

máster en marketing digital

Deja un comentario

tres + nueve =