Lecciones de película para presentar un proyecto de empresa

Si aún no has visto la película El Lobo de Wall Street (2013) de Martin Scorsese ahora mismo búscala, estúdiala y aprende. Este filme, protagonizado por Leonardo Dicaprio, ofrece lecciones magistrales para aprender a vender(te).

Y es eso (vender) lo que haces cuando expones un proyecto de empresa ante posibles inversores o para reclutar colaboradores y clientes potenciales.

the-wolf-of-wall-streetFuente: FilmAffinity

En esta película hay escenas que te dejan con la boca abierta (no solo por el derroche de lentejuela, licor y otros vicios, todo hay que decirlo) sino por la forma en que Jordan Belfort (DiCaprio) da sus pasos para triunfar. Va dando mordidas “como un lobo” a todo lo que sale a su paso y se interpone en su camino de convertirse en millonario. Sin ánimos de aplaudir la brutalidad, celebro el hecho de tener el valor suficiente para SER.

En este post, resumimos algunos consejos basados en la peli y varias andaduras personales que darán a la presentación de tu proyecto de empresa una gran contundencia.

Al hablar en público tenemos que ganarnos a nuestra audiencia. Y si no lo consigues a la primera, la mayor lección de ese filme –y de la vida cuando no tienes miedo–, es que siempre hay otra oportunidad para volver a empezar.

[Tweet «Cómo presentar un proyecto de empresa»]

Fake it ‘til you make it

La traducción al castellano de esta frase sería algo así como “finge hasta que lo incorpores de forma natural”. Y en este sentido es importante que previamente a la presentación de un proyecto absorbas en tu piel el olor del triunfo.

¿Cómo convencer a otros si tú no estás entusiasmado con tu proyecto de empresa? Cree en tus capacidades y cree en el potencial de tu proyecto para atraer la atención de los demás. Luego muestra esa confianza ganadora en tus gestos, en la manera en que hablas, en tu vestuario, en tu sonrisa…

En El lobo… la empresa empieza en un garaje, con un equipo de cinco comerciales lamentables en sus antecedentes profesionales. Sin embargo, se preparan un buen argumentario de ventas. En sus llamadas telefónicas para conseguir clientes sonaban tan convincentes y grandilocuentes que parecía que tenían oficinas en el corazón de Wall Street o Paseo de Gràcia, que nos queda más cerca.

La moraleja: aparenta que eres más grande de lo que realmente eres y el camino te dará los centímetros que te faltan

Hacer las tareas

Entendemos que tras leer Fake it ‘til you make it, quizás estás un poco desconcertado. Ahora lo matizamos.

No se trata fingir lo que no eres y alimentar tu ego con un delirio de grandeza que no tiene bases sólidas. Los impostores patológicos terminan siempre fuera de juego porque las camisas que se ponen les quedan enormes y hacen el ridículo. Los hemos visto en la política, en el trabajo, en demasiados sitios…

Hablo de que como emprendedor cuando decides presentar tu proyecto de empresa ya has hecho todas tus tareas, y lo que debes ‘fingir’ es esa seguridad que a veces nos falta porque somos demasiado autocríticos y exigentes con nosotros mismos.

[Tweet «Fingir seguridad es recomendable al presentar cualquier proyecto»]

Por hacer las tareas me refiero a que tienes en tus manos:

  • Un discurso bien estructurado que resalta los elementos diferenciadores de tu proyecto.
  • Tienes una presentación de diapositivas/video con una ortografía e imágenes impecables.
  • Te presentas y resaltas las experiencias profesionales vinculadas al proyecto y que harán que tu interlocutor confíe en ti como gestor.
  • Conoces el mercado potencial al que te diriges tanto como la palma de tu mano.
  • Y has elegido las mejores ideas para ilustrar de forma concisa un proyecto de éxito que solo puede reportar beneficios. No porque tú lo intuyes, sino porque los datos investigados previamente así lo demuestran.

Si has hecho bien todo lo mencionado y aún dudas de tu capacidad, derrumba ya los miedos que te impiden brillar.

Lecciones para presentar un proyecto de empresa

Durante el filme puedes analizar cómo se conducen estos hombres en algunas circunstancias que son retadoras a nivel profesional. Poniendo a un lado lo peliculero –que también es bastante–, las mejores prácticas que vimos en la peli y que hemos vivido en muchas presentaciones, te las resumimos.

Esperamos te ayuden en la presentación de tu proyecto:

  • Mira a los ojos a todos tus interlocutores
  • Nada de manos en la espalda o en los bolsillos, ¿tienes algo que ocultar?
  • Usa tus manos para gesticular y que ofrezcan un mensaje de fuerza, apertura, vitalidad y capacidad para construir (los discursos de DiCaprio ante sus colaboradores son pepitas de oro)
  • Viste de forma seria y arreglada
  • Ocupa el espacio. Desplázate. Llénalo todo con tu voz y presencia
  • Sé breve. Una exposición de éxito encaja a la perfección en el tiempo que le ha sido destinado
  • Aprovecha los diversos recursos (visuales, auditivos, cenestésicos y olfativos) para llamar la atención y convencer
  • Implícalos en tu exposición de forma inteligente
  • Ensaya tu discurso muchas veces ante el espejo y si puedes grábate. Te sorprenderán todos los tics, muletillas y ruidos que dificultan tu capacidad de comunicar

Si todos estos consejos te parecen demasiado esfuerzo para conseguir lo que quieres, quizás no es tu momento de triunfar. ¿Es mejor seguir viendo pelis y comiendo palomitas? ¿O quizás conviene que te inscribas en nuestro Máster Marketing Digital?

[Tweet «¡Síguenos en Twitter con el hashtag #DigitalMarketingIIMN!»]

Deja un comentario

15 + dos =