Gianluca Brancacci, alumno de IM y fotógrafo profesional

Licenciado en Administración de Empresas, el costarricense Gianluca Brancacci ha desarrollado su trayectoria profesional entre la contabilidad y el mundo artístico de la fotografía. A mediados de este año decidió especializarse en marketing digital con nuestros cursos certificados. Sigue leyendo para saber sobre su historia.

Te licenciaste en administración empresarial, ¿cuáles eran tus objetivos en ese momento?

Siempre he tenido muchos intereses en diferentes áreas. Primero quería estudiar medicina, luego aviación, pero teniendo un padre empresario, y después de ver su trayectoria con sus negocios, decidí en el último momento estudiar administración para seguir con su legado y cuando llegue el momento, tomar las riendas del negocio familiar. También, administración es una base muy sólida para cualquier carrera, sirve para absolutamente todo, a veces no es tanto la parte técnica, si no que te enseña a pensar de cierta forma.

Al mismo tiempo empiezas a trabajar para la multinacional de bienes de consumo, Procter & Gamble ¿cómo surgió esta oportunidad?

Aproximadamente a la mitad de mis estudios, empecé a buscar trabajo para empezar a desarrollarme como profesional y ver cómo era el ambiente laboral. Procter & Gamble tiene una operación bastante grande acá en Costa Rica (aprox. 1700 empleados) y se hablaba mucho de su buena cultura como empresa y todos sus beneficios, así que apliqué. Fue un proceso lento de más o menos 9 meses de pruebas y entrevistas hasta que entré a trabajar en el área de finanzas. No tenía planeado entrar a esa posición pero cuando estaba en el proceso de reclutamiento, se abrió una plaza, me la ofrecieron y decidí tomarla.

Tu otro perfil profesional, el de fotógrafo, se aleja completamente del mundo de la contabilidad. ¿Cómo surgió esta pasión?

Yo creo firmemente que todos somos seres creativos, pero el mundo nos lo va sacando poco a poco mientras vamos creciendo. Desde pequeño, siempre tenía una cámara en mano. Recuerdo en esa época que eran las cámaras de rollo, entregabas el rollo para que lo revelaran y después de unos días, te devolvían las fotos; un proceso sumamente romántico en mi opinión. Siempre me ha encantado tomar fotografías, y cuando terminé de estudiar administración, tuve un mes o dos donde me puse a pensar qué podía hacer ahora que ya no tenía que ir a la Universidad, y viendo fotos viejas, en muchas salgo con una cámara en la mano, y las memorias empezaron a volver de cuánto me gustaba tomar fotografías. Luego, empecé a buscar vídeos en YouTube sobre la parte técnica básica de fotografía para empezar a aprender algo. Al mes, me compré una cámara semi-profesional, y luego hice mi primer photoshoot con una modelo, y me encantó todo el proceso.

A mediados de año, te matriculas a cuatro de nuestros cursos certificados (SEO, Google Ads, Google Analytics y Usabilidad). ¿Qué te motivó a realizarlos? ¿Qué especialidad es la que más te ha gustado o has encontrado más útil?

Cuando estudié administración, fue con énfasis en marketing, pero marketing en la parte tradicional, donde se ve todo el proceso de puntos de venta, estudios de mercado, ATL, BTL, y demás. Esta parte me gusta, pero cuando encontré marketing digital, surgió una curiosidad, y empecé a leer un poco sobre qué era y cómo funcionaba todo, así que busqué cursos para poder expandir mi conocimiento en marketing y poder ser un profesional más completo. La especialidad que más me ha gustado ha sido SEO y Usabilidad, porque de verdad se centran en crear una experiencia de calidad para el usuario, que, a la misma vez que vas mejorando la estructura de contenidos, te obliga a auditar qué estás haciendo bien o mal y a crear una base sólida en tu página, sin poder gastar en campañas pagadas para generar resultados.

¿Cómo aplicas el marketing digital a la fotografía? ¿Qué acciones digitales son las que mejor te funcionan para dar a conocer tu trabajo?

En este momento no lo estoy aplicando porque todavía estoy construyendo mi página web, pero en el momento que esté lista, ya sé todos los principios básicos de SEO para poder generar tráfico orgánico y que mi página esté optimizada, para eventualmente crear campañas en Google Ads y tener buenas landing pages donde el usuario encuentre exactamente lo que está buscando, sin distracciones, y generar ventas y conversiones a través de mi tienda online. Todo optimizado para que sea una experiencia agradable y simple.

En cuanto a plataformas digitales, ¿cuáles crees que son un imprescindible para promocionar y exponer el trabajo de un fotógrafo?

En este momento, Instagram es obligatorio para cualquier fotógrafo. Cuando los clientes te buscan, lo hacen de dos formas: directamente en Instagram, o en Google, pero usualmente lo primero que hacen es ingresar a tu Instagram. Se ha vuelto un portafolio digital fácil de acceder, así que hay que cuidar muy bien tu perfil y la estética de las primeras fotos que van a encontrar que son las que deciden si les gusta tu estilo o no. Facebook es una herramienta increíble para promocionar también, ya que sigue siendo la plataforma principal en cuanto a tráfico se refiere. Y por último, una página web, que es lo que te hace ver más profesional, donde los clientes pueden encontrar un portafolio mejor diseñado donde pueden encontrar toda la información sobre los servicios que brindas.

¿Cómo ha cambiado la digitalización el mundo de la fotografía? ¿Crees que con las redes sociales y los blogs hay más oportunidades de trabajo o por el contrario la competitividad con el resto hace que destacar sea más difícil?

Ahora vivimos en una cultura del “scrolling”, donde vemos una foto de dos a tres segundos y pasamos a la siguiente. Esto ha causado que se genere contenido solo por cantidad y no por calidad y que muchas personas copien a las demás porque es más fácil, y esto le quita valor al arte. Ya no es lo mismo en comparación a cuando todo era análogo y tenías que comprar rollo y revelar tus fotos en el cuarto oscuro, cuando cada foto te costaba dinero, tenías que pensar muy bien en tu fotografía antes de tomarla, tomarte tu tiempo, y disfrutar el proceso. Esto se ha perdido completamente, ahora te compras una cámara y esa es la única inversión que tienes que hacer, después de eso estás tomando fotos a lo loco y no te cuesta nada, y esto daña la creatividad.
Ahora, se nos ha empujado a los fotógrafos a ser diferentes para poder sobrevivir a pesar de todo el ruido en las redes sociales. Hay que pensar muy bien cómo voy a captar tu atención con mis fotos y con mis captions o copy. El ritmo es tan rápido que hay que estar abierto al cambio de estrategia y no casarse con una red social en específico, porque si algo pasa, puede significar perder tu negocio.

Has tenido la oportunidad de trabajar como fotógrafo de moda, de eventos e incluso fotografía de calle. ¿Qué área es la que más te gusta?

El tipo de fotografía que más me gusta es de calle. Es el más accesible pero el más difícil, porque te obliga a buscar momentos, sentimientos, y estar atento a todas las personas a tu alrededor, todo esto sin saber qué va a pasar y además, no controlas absolutamente nada, lo cual lo hace el género de fotografía más interesante para mí. Te obliga a leer a las personas y a tener empatía, no tanto tomar la fotografía, sino sentirla, y esto se va a traducir en la foto final. El simple hecho de que vas a capturar algo que nadie en el mundo va a poder replicar, es algo increíble.

¿Tienes pensado potenciar tu presencia online ahora que tienes más conocimientos sobre marketing digital?

¡Por supuesto! Antes no había pensado en estas estrategias para dar a conocer mi trabajo, pero ahora, el saber como hacer campañas y medir sus resultados, optimizar mi página web y su usabilidad, me ayudará tremendamente a la hora de conseguir clientes y darme a conocer.

Para finalizar con esta entrevista, ¿recomendarías a un fotógrafo especializarse en marketing digital?

Claro que sí. Aunque no tengas una página web todavía, eventualmente vas a tener que tener una y todo lo que vas a aprender en Marketing Digital te va a funcionar y lo vas a poder poner en práctica. Al final del día, tú eres una marca que vende un producto o un servicio, y para poder vender hoy en día, se necesita una estrategia de marketing digital para poder sobrevivir.

Deja un comentario

cinco + 20 =