Eduard Sánchez, alumno de IM y periodista de la Generalitat de Catalunya

La carrera de Eduard Sánchez se ha desarrollado entre el periodismo, la comunicación audiovisual y el marketing digital. Por ello a lo largo de su trayectoria se ha ido especializando en diferentes disciplinas que le han ayudado a ampliar sus habilidades y convertirse en un comunicador completo. Actualmente trabaja para el departamento de prensa del Servei Català de Trànsit de la Generalitat de Catalunya. Conoce su historia en la siguiente entrevista.

A la hora de escoger tu carrera, ¿qué hizo que te decantaras por comunicación audiovisual?

Desde joven, siempre me ha gustado contar historias. Y la comunicación audiovisual me permitía contar historias desde la forma, a través del lenguaje audiovisual, y desde el fondo, a través del guión.
 

Has trabajado para Barça TV, Mundo Deportivo o Catalunya Radio haciendo guiones de humor. ¿Cómo recuerdas esta época de tu trayectoria? ¿Qué era lo que más te gustaba?

Lo recuerdo siempre con una sonrisa de nostalgia. El humor siempre ha formado parte de mi manera de ser y de ver el mundo. Escribir guiones de humor me parecía un lujo y lo más reconfortante era vivir la transformación de una ocurrencia en una página de humor, un monólogo o un sketch. ¡Nos lo pasábamos muy bien!
 

Paralelamente trabajaste casi 13 años en el departamento de prensa y comunicación del RACC, ¿cómo evolucionaron tus tareas durante este periodo?

Inicialmente, mi cometido era informar del estado del tráfico en las principales emisoras de radio. Gradualmente, las tareas se fueron ampliando a notas de prensa, redacción de artículos, blog, redes sociales,… siempre en torno al mundo de la movilidad. En ese período, senté las bases de mi carrera profesional y gracias a los boletines de tráfico tuve el privilegio de interactuar con los más grandes periodistas y presentadores de radio. Además, no había tiempo de redactar, así que locutaba la crónica improvisando el contenido y eso me ha dado muchas tablas posteriormente en el mundo de la comunicación.
 

¿Cómo entra el marketing digital en tu vida profesional y por qué decides formarte en sus diferentes disciplinas?

Hacia el final de mi período professional en el RACC, me fui dando cuenta de la importancia que estaba adquiriendo la comunicación digital. Los social media y el marketing digital eran ya imprescindibles en las estrategias de comunicación de las empresas, abrían nuevos canales de comunicación con el consumidor, más directos, más certeros, y yo no quería quedarme atrás. Hice un curso muy completo de community management y me encantó. Y a partir de ahí, le di un giro a mi carrera que me ha permitido sumar todas las posibilidades que ofrece la comunicación online a mi bagaje de comunicación offline.
 

¿Qué te aportó nuestro Curso de posicionamiento SEO y Analítica web?

Me fue muy bien para asimilar términos del posicionamiento SEO e integrarlos a mis conocimientos de comunicación digital y social media. Conceptos como las keywords o las herramientas que ofrece Google para las búsquedas me han ido muy bien cuando he necesitado redactar un texto web o un post en redes sociales.
 

¿Piensas que hoy en día es importante que los periodistas tengan conocimientos de marketing digital?

Yo diría que es imprescindible. Aunque sean unas nociones básicas, pero hay que tener muy presente que el periodismo y la comunicación son cada vez más digitales y menos analógicos. Y no lo digo tanto por cuestiones discutibles como el clickbait, aunque sean ya una realidad en el periodismo, sino por los múltiples recursos y herramientas que ofrece el marketing digital.
 

En tu trabajo actual en el Servei Català de Trànsit de la Generalitat, ¿qué herramientas del marketing digital utilizas con más frecuencia?

Publicamos muchísimo contenido a diario en nuestro perfil de Twitter, a través de Tweetdeck, y alimentamos también nuestro canal de Youtube. Trabajamos también con herramientas 2.0 como los documentos de Google, Dropbox o editores online de audio, vídeo o pdf’s, y utilizamos canales directos con los medios de comunicación como Whatsapp. En mi caso personal, he utilizado en este y en otros trabajos, herramientas como Piktochart, para presentaciones, o Giphy, para la creación de gifs.
 

¿Cómo crees que ha afectado internet al periodismo? ¿Nos das algunos pros y contras?

Internet ha acelerado mucho las cosas, para bien y para mal. Le ha dado inmediatez al periodismo y permite llegar a todos los rincones del mundo. Ha globalizado y democratizado las noticias y ahora los países en los que se practica la censura o se coarta la libertad de información lo tienen más difícil para controlar a sus ciudadanos. No obstante, en mi opinión, con internet también se ha perdido cierto rigor. La información se ha convertido en un mercado; se tiende a la banalización y a sacrificar la calidad de la información en pos de la inmediatez.
 

¿Crees que lograremos librarnos algún día de la infoxicación y las fake news? ¿Cuál crees que podría ser una solución para ello?

Lo veo difícil. Son el lado oscuro del big data y del punto de inflexión que ha supuesto que ahora todos seamos emisores y receptores a la vez. La garantía de certeza del ‘lo he leído en el periódico’ se transformó en ‘lo he visto en la tele’ y ahora estamos en ‘lo he visto en Youtube/lo pone en Facebook/lo he leído en un blog/lo dicen en un tweet…’. Creo que nos toca ser conscientes de la inmensidad de la red y seleccionar qué queremos saber, qué contenido queremos consumir y a qué fuentes daremos credibilidad. Como siempre, las nuevas tecnologías nos ofrecen de repente un sinfín de posibilidades que, posteriormente, la sociedad acaba integrando y regulando, todo en este orden.
 

¿Cómo ves el periodismo de aquí a 10 años?

Creo que el periodismo del futuro deberá ser capaz de adaptarse a los continuos cambios impulsados por las TIC, sin perder el norte y sin renunciar a la calidad. Ahí es nada… La información de la actualidad tendrá un formato cada vez más audiovisual, más breve y concebida desde el entretenimiento, lista para ser consumida desde el móvil y las redes sociales. Será un verdadero reto que todo esto no sea en detrimento del rigor. Ahora bien, si se invierte en una buena formación para los futuros periodistas y en recursos para el sector de la comunicación, quizá tengamos un periodismo de calidad, aupado por las nuevas tecnologías,  con información cada vez más local e hipersegmentada.
 

Deja un comentario

4 × cuatro =