Antonio Vargas, alumno de IM y Project Assistant and Communication Support – SERN

Antonio Vargas es un emprendedor nato, cuando no era tan común el emprendimiento, montó una empresa junto a sus compañeros de facultad. Pero luego decide dar un giro a su carrera para ayudar a los más desfavorecidos, para lo que tener conocimientos de marketing digital le fue de gran utilidad. Nos cuenta su historia en la siguiente entrevista.

Te gradúas en Administración de empresas y pronto empiezas a trabajar como Project manager para Grupo Jardín de Teca, empresa en la que has trabajado 18 años. ¿Cómo surgió esta oportunidad?

Si, Grupo Jardín de Teca fue un proyecto de empresa que creamos entre tres amigos de la Facultad. Teníamos claro que queríamos emprender por nuestra cuenta y comenzamos dedicando unos 4 meses a buscar nichos de mercado en distintos sectores e ideas innovadoras para nuestro proyecto. Y finalmente encontramos algo que nos pareció interesante. Por casualidad, una tarde al llegar a casa sorprendí a mi madre llamando a una empresa italiana, que entonces era una referencia en el mundo de los muebles de Teca. Ella quería informarse acerca de precios, envíos, y demás (entonces Internet no era una opción, hablamos de 1998). Estaba realmente interesada, hasta el punto de intentar entenderse con un italiano sin hablar el idioma. 

Empecé a indagar, a comentar con mis socios, contactamos con las oficinas comerciales de España en Indonesia, enviamos cientos de faxes a empresas, asociaciones, etc. Montamos una pequeña oficina en una Academia de la hermana de uno de los socios, nos levantábamos a las 5 de la mañana para llamarles en su horario de trabajo, todo era aprender sobre la marcha acerca de los aspectos del negocio, y también sobre maderas, calidades, cultura indonesia… 

Encargamos nuestro 1er contenedor, elegimos una casa abandonada como local para nuestra tienda, hicimos reformas y abrimos en junio de aquel año. Conseguimos darle una aire diferente a Jardín de Teca, nuestro público objetivo respondió muy bien desde el principio y a partir de ahí llegaron proyectos de expansión, abriendo una segunda tienda y luego, entrando de lleno en el mundo de la Franquicia. En 2001, abrimos la primera franquiciada y poco a poco llegaron más, hasta 12. Todas fueron tiendas muy especiales para nosotros, cada una con su particularidad y su propio carácter.

¿Cómo fue evolucionando tu perfil dentro de la empresa?

Mi perfil, desde el principio, estuvo centrado en las parcelas de importación, administración y comunicación. Uno de los socios se bajó del tren en el año 2000, se pasó a la banca, y solo quedamos dos fundadores con un equipo de 4-6 personas. Cuando te conviertes en emprendedor, debes ser muy flexible y estar dispuesto a realizar cualquier tarea cuando es necesario, esto también ayuda a ganar el respeto del equipo. Quiero decir que he tenido que hacer de todo: tratar con proveedores, asistencia a Ferias internacionales, venta, fiscalidad, negociación con bancos, decoración,…y también descargar contenedores y otras tareas menos cualificadas. 

Con la expansión, mi perfil estuvo más relacionado con la prospección, cierre y seguimiento de franquiciados, su acompañamiento y formación durante todo el proceso de apertura, y la creación de campañas de comunicación tradicionales a nivel nacional y local en las ciudades origen de cada establecimiento. Tenía un rol muy activo en el ámbito del apoyo psicológico, era muy importante la involucración total de cada franquiciado para su propio beneficio y el éxito de la cadena.

Después pasas a trabajar para Reacción Económica también como Project manager y sumándole la parte de la comunicación. ¿A qué se debe este cambio? ¿En qué consiste el proyecto? 

En 2016, decidí cambiar mi orientación profesional por varios motivos personales y profesionales; principalmente sentía la necesidad personal de hacer otras cosas, de buscar oportunidades en ámbitos relacionados con la economía circular y el desarrollo de proyectos sociales. Surgió la oportunidad de formar parte de este “Think Tank” llamado Reacción Económica, donde nos juntamos varios profesionales de distintas especialidades y similares inquietudes. La idea era diseñar proyectos a medida, contactar con Ayuntamientos e Instituciones y ofrecerles el desarrollo de estos proyectos, enfocados en la mejora de la vida diaria de los ciudadanos que dependen de ellas.

Nuestro proyecto estrella fue el desarrollo de un modelo de moneda social en un pueblo de 12.000 habitantes, una especie de tarjeta fidelizadora que promovía el consumo local, evitando que la gente del pueblo saliese a comprar a grandes superficies, o a otras poblaciones mayores del entorno. A través de las asociaciones de vecinos, pensionistas, clubs deportivos, etc, creamos una red para promover ese consumo natural del día a día en los pequeños comercios del pueblo. La gente termina enorgulleciéndose de poder aportar algo bueno a su pueblo, y de ver como los beneficios revierten en el pueblo. Los pequeños comercios, a su vez, intentan abastecerse de proveedores locales,… y poco a poco conseguimos que esa micro-economía mejore sus indicadores, se reduzca el paro y lo que más podría interesar a la Corporación Local, que les vuelvan a votar en las siguientes elecciones.

¿Qué te ha aportado ser parte de Reacción Económica?

Me ha aportado mucho, sobre todo a nivel personal. He tenido la oportunidad de conocer de cerca realidades sociales tremendamente duras, he conocido de cerca la política, el funcionamiento de las Entidades públicas, he visto las dificultades a las que se enfrentan algunos Ayuntamientos para salir adelante. He desarrollado muchas habilidades y sensibilidades que son importantes para mí y he re-situado mi escala de valores. Esta experiencia ha sido muy exigente a nivel profesional, poco lucrativa pero muy satisfactoria. Creo que era lo mejor que me podía pasar tras mi salida de Grupo Jardín de Teca. 

Casi paralelamente empiezas a cursar en IM el Programa en Estrategias de Comunicación Digital. ¿Por qué te decidiste por este programa?

Si, desde 2011 venía aprendiendo de forma autodidacta sobre comunicación digital, practicando el método ensayo-error. En Grupo Jardín de Teca obtuvimos muy buenos resultados en momentos decisivos, cuando la crisis económica había reducido drásticamente el presupuesto publicitario y tuve que buscar alternativas para llegar hasta mi cliente. En realidad, decidí matricularme en el Postgrado porque era consciente de la necesidad de reciclarme a nivel profesional y ponerme al día en comunicación digital. Estaba convencido del potencial tan increíble que tienen las herramientas y estrategias digitales, y valoraba sobre todo la información que aportan los informes para la toma de decisiones y la relación coste-beneficio que tiene cualquier campaña.

¿Cómo te ha ayudado lo aprendido en tu carrera?

Lo aprendido me ha abierto mucho el campo de acción, permitiéndome acometer proyectos más ambiciosos y más completos. La combinación de habilidades en gestión de proyectos y comunicación me ha dado un ángulo profesional en que me encuentro muy cómodo. Estoy aplicando casi a diario lo aprendido, incluso consulto a menudo los pdfs de los apuntes para consultar temas específicos sobre alguna herramienta. La formación continúa, no termina nunca. Durante el curso fui suscribiéndome a infinidad de blogs y webs especializadas y ahora recibo muchas novedades a diario, que me permiten seguir aprendiendo. 

Actualmente trabajas para Blockhub.eu como Project manager y llevando la estrategia de comunicación. ¿Qué te llevó a meterte en el sector de Blockchain? 

Bueno, en la actualidad, trabajo en Blockhub, y también estoy temporalmente en Bruselas trabajando para SERN (Startup Europe Regions Network), una fundación no lucrativa surgida a iniciativa de la Comisión Europea y con participación del Comité de las Regiones. 

Una vez inmerso en el campo de la Consultoría, surgió la oportunidad de trabajar con otros profesionales en el desarrollo de aplicaciones sociales a través de la tecnología de Blockchain. Esta nueva tecnología va a cambiar radicalmente nuestra sociedad en un plazo de 5-10 años, y ya está aquí, el potencial es fascinante. En Estonia, un ejemplo de país líder en Blockchain, los ciudadanos realizan todas las obligaciones administrativas y burocráticas con su DNI digital, desde casa. No necesitan nada más, pueden comprar una casa o un terreno sin necesidad de acudir a un notario, pueden casarse sin salir de casa. Es una revolución.

En cuanto al SERN, nos dedicamos a crear redes de apoyo a nivel local y regional para Startups y emprendedores. Desde nuestra oficina de Bruselas organizamos multitud de eventos, reuniones, y conferencias, que persiguen generar recursos y promover networking. También realizamos propuestas de proyectos para su financiación, ejecución, comunicación y diseminación.

¿Cuáles son tus tareas y responsabilidades actuales?

Mis tareas están en el campo de las estrategias de comunicación, la gestión de los distintos proyectos que llevamos a cabo, y su financiación a través de Fondos Europeos. Desde la búsqueda del Programa más adecuado (H2020, Interreg, Europa Creativa,…), a la construcción de la propuesta, su redacción, presentación, creación de consorcios internacionales, ejecución del proyecto, y sobretodo su diseminación y comunicación (requisito indispensable en las bases para optar a financiación europea). Probablemente aquí estoy aplicando más que nunca los conocimientos adquiridos en el Postgrado.

¿Cuáles son vuestras metas con estos proyectos? 

Blockhub y SERN son dos entidades completamente distintas que sólo tienen en común la conexión con los Fondos Europeos. De un lado, en Blockhub estamos trabajando intensamente en la instalación de nuestro propio nodo de Blockchain, firmando convenios con distintos agentes relevantes del sector, y entre otros proyectos, creando prototipos de aplicación con tecnología Blockchain para monitorizar o “trackear” el rastro de recursos públicos que provienen de fondos europeos.

En SERN trabajamos con la base de datos de miembros activos, y con 5 proyectos en curso dentro de las temáticas: workplace innovation, regional ecosystem, innovation procurement, ICT & Arts y financial instruments. Seremos partner en 2 eventos importantes este año, que tendrán lugar en Bruselas, y para los que aún hay mucho por hacer. En los próximos meses tendrán lugar varios talleres, alguna conferencia e infinidad de reuniones físicas y por Skype.

Deja un comentario

16 + 1 =