¿Quieres tener éxito en social media en 2019? Tips + infografía

¿Ya sabes lo que quieres obtener en social media este nuevo año? Si trabajas en el mundo digital o tienes un proyecto o empresa con presencia online, es posible que la respuesta sea un sí. 
Es común que iniciemos un nuevo año con los mejores propósitos. Esto es así en todos los ámbitos: desde el personal hasta la parte profesional y empresarial. Y hoy en día, los medios sociales impactan todas estas áreas.
Sin embargo, no es suficiente con tener claro lo que nos gustaría alcanzar. ¿Cuántos buenos deseos se quedan año tras año en el papel? Por eso, hoy quiero compartir contigo 7 pasos que te ayudarán a tener éxito en social media este 2019.

7 pasos indispensables para tener éxito en social media

Ya sea que tengas en mente un proyecto o emprendimiento, lleves ya muchos años con tu empresa o simplemente quieras reforzar tu marca personal, hay una serie de pasos que no puedes esquivar si buscas tener éxito en social media:

 1. Construye tu buyer persona

El buyer persona es a tu estrategia  de social media como el sol al sistema solar. Todo lo que hagas debe girar en torno a él/ella.
Pero, ¿qué es el buyer persona y porqué es tan importante?
Se trata de un término proveniente del inbound marketing para nombrar a esa representación semi ficticia o avatar de tu cliente ideal. 
Creamos un perfil lo más detallado y completo posible de ese cliente ideal con base en la información que logramos recopilar de diversas maneras. Algunas de esas fuentes de información son:

  • Nuestra propia experiencia con los clientes. Si llevamos tiempo en nuestro negocio o proyecto, posiblemente ya los conocemos bastante bien.
  • Investigaciones existentes. Pueden ser documentos relativos a mi empresa o proyecto o más generales, como informes del sector.
  • Pequeñas encuestas online (en RRSS, la web o enviándolas a nuestra base de datos)
  • Entrevistas uno a uno con personas que cumplen con el que creemos que es el perfil de nuestro cliente ideal.
  • Datos provenientes de nuestras redes sociales, ya sea de estadísticas u observación que hacemos del comportamiento de nuestra comunidad.

Una vez que tenemos suficiente información, la ordenamos y analizamos para dar vida al buyer persona. Para ello tomamos en cuenta aspectos como:

  • Información demográfica. Es muy general, pero sirve como marco de referencia. Incluye datos como edad, género, clase social, lugar de nacimiento y residencia.
  • Características personales.  Empezamos a delinear las particularidades de nuestro buyer persona. Le asignamos género, gustos, preferencias, hobbies, etc. Incluso le damos un nombre. La idea es visualizar a un ser humano específico, no a una masa sin rostro.
  • Datos sobre su carrera. Aquí incluimos información sobre sus estudios y trayectoria profesional.
  • Perfil psicológico. Nos hacemos preguntas sobre sus miedos, creencias, limitaciones, deseos. De aquí pueden salir insights muy potentes sobre lo que nuestros productos y/o servicios pueden hacer por esta persona.

La finalidad de construir un buyer persona es tener una imagen lo más específica posible de ese cliente ideal al cual dirigimos todos nuestros esfuerzos de marketing y comunicación en social media.

 2. Haz un DAFO

Este año, te animo a no empezar tu trabajo en social media sin antes hacer un recuento profundo de tu situación actual y de la de tu competencia. La razón es muy sencilla: no podemos saber hacia dónde vamos si no entendemos primero dónde estamos.
Una herramienta muy útil para tener un panorama más amplio es el análisis DAFO, que significa por sus siglas:

  • Debilidades. Se refiere a aquellas barreras internas o áreas de mejora que pueden ser obstáculo para la consecución de nuestros objetivos.
  • Amenazas. Como en el punto anterior, hablamos de situaciones negativas que podrían afectar los planes de la organización. Solo que en este caso son externas. 
  • Fortalezas. Regresamos al ámbito interno: las fortalezas son esas características positivas de la persona, proyecto o empresa que pueden ser vistas como ventajas competitivas.
  • Oportunidades. Son esos factores externos positivos que al identificarlos pueden convertirse en opciones interesantes para crecer.

Una vez que tengamos clara nuestra situación, es más sencillo plantearnos objetivos que podamos alcanzar para tener éxito en social media.

 3. Plantea objetivos SMART

Los objetivos son como esa brújula que nos permite ver hacia dónde vamos con nuestro plan de social media.
Deben ser SMART, palabra que significa «inteligentes» por sus siglas en inglés. Es, además, un acrónimo que nos habla de las características fundamentales que deben tener:

  • Específicos. Debemos saber exactamente lo que queremos conseguir. Un objetivo muy general o vago no nos permitirá enfocarnos.
  • Medibles. Para saber si conseguimos nuestros objetivos, debe ser posible medirlos. Más adelante hablaremos sobre cómo hacerlo de la manera correcta.
  • Alcanzables. No se trata de no ser ambiciosos. Pero aunque es positivo apuntar alto, debemos ir paso a paso con objetivos que sea posible conseguir. De lo contrario podemos ser presas de la frustración.
  • Relevantes. Los objetivos que nos planteemos deben ser consecuentes con el proceso de crecimiento de nuestro proyecto o empresa.
  • Delimitados en el tiempo. Ponernos plazos nos va a permitir ser más efectivos.

social media
Para saber si vamos bien en nuestro camino hacia nuestros objetivos, debemos plantearnos KPIs.

 4. Plantea KPIs

¿Recuerdas que dijimos que los objetivos deben ser medibles?
Los KPIs son esas métricas que nos van a permitir medir si estamos cumpliendo nuestros objetivos. Al igual que estos, deben ser SMART.
En social media, los KPIs nos ayudan a medir cosas tan importantes como el alcance, el engagement, la fidelización y las conversiones. Pueden ser:

  • Cuantitativos. Miden una cantidad; por ejemplo el número de suscriptores en un blog o fans en facebook.
  • Cualitativos. Son más complejos porque a través suyo queremos medir calidad. Por ejemplo, la tasa de engagement, que se puede medir dividiendo la tasa de interacciones entre el alcance y multiplicarlo por cien.

Por cada objetivo planteado debemos definir al menos un KPI para darle seguimiento. Escojo aquella métrica que más se adapte a lo que necesito.

 5. Define un presupuesto

Si queremos hacer un trabajo serio en social media, necesitamos asignar un presupuesto a nuestro plan. Algunos rubros que debemos tomar en cuenta son:

  • Ads o publicidad. Un ejemplo son las campañas de anuncios de facebook. Esto cobra aún más relevancia con los cambios de algoritmo de esta red social, que hace más difícil la visibilidad orgánica.
  • Gráfica. Aunque las redes sociales no son publicidad, también se hace necesario producir algunas piezas para cuidar la imágen gráfica. Algunos ejemplos son plantillas para redes sociales, portadas de artículos, infografías, etc.
  • Otros. Dependiendo de mis objetivos, podemos necesitar dinero para la producción de videos, concursos, subcontratación de algunos servicios, etc.

Si sabemos exactamente lo que necesitamos para trabajar, no tendremos problemas de falta de recursos a medio camino.

6. Haz un plan de acción

Una vez que tenemos claros los puntos anteriores, es hora de hacer un plan de acción. Es decir, vamos a definir punto por punto las acciones específicas que me van a permitir lograr lo que quiero en social media.
El plan de acción es una hoja de ruta que nos dice:

  • ¿Qué vamos a hacer? Ya no a un nivel general, sino más específicamente. Aquí vemos claros los pasos hacia nuestros objetivos.
  • ¿Cuándo lo vamos a hacer? Incluimos un calendario de acciones para estar seguros de poder monitorear el cumplimiento de cada una.
  • ¿Quién lo va a hacer? Si trabajamos en equipo, debemos asignar responsabilidades puntuales.

Con este mapa en mano podemos tener bastante seguridad de que nuestro camino hacia el éxito en social media está bien diseñado, y que voy a hacer el mejor uso posible de los recursos disponibles. Lo único que queda es implementarlo, pues un plan de acción sin acción no tiene sentido.

7. Ejecuta, evalúa y optimiza

Como dijimos, no vamos a lograr nada en social media si no nos ponemos en acción. Todo el trabajo anterior no dará resultados si no ejecutamos ese plan de acción que tenemos plasmado en papel. En esta parte es importante seguir un proceso que nos permita:

  • Ejecutar. Una vez diseñado el plan lo llevamos a cabo. 
  • Evaluar. Gracias a nuestros KPIs podemos monitorear y evaluar los resultados que vamos obteniendo.
  • Optimizar. Ningún plan es perfecto. Si llevamos a cabo el punto anterior nos daremos cuenta de aquello que funciona o no. Podemos hacer ajustes sobre la marcha para que cada vez los resultados sean mejores.

Este trabajo es como un ciclo que se repite una y otra vez.

Conclusión

El camino hacia el éxito en social media no es, para nada, producto de la suerte, la casualidad  o la improvisación.  Si queremos alcanzar nuestros objetivos, debemos trabajar muy duro. Pero más importante aún, hacerlo estratégicamente.
Lo positivo, es que si seguimos ciertos pasos, como los que conversamos en este artículo, tendremos muchas más probabilidades de lograr resultados que valgan la pena.
Cuéntame en los comentarios, ¿qué otro paso añadirías a mi lista para tener éxito en social media?
 
Artículo de nuestra colaboradora:
Gaby Ugarte, ex alumna IM y productora de contenido en Galaxia Contenidos Digitales

Deja un comentario

dos × 5 =