¿Me ha penalizado Google?

Ese es el principal temor de todos los SEO’s, que algún día llegue el trágico momento que sin saber por qué, San Google nos penalice. Un buen día eres el amo y señor de las primeras posiciones y al día siguiente casi ni existes en el buscador ¿por qué?

¿Qué he hecho yo para merecer esto?

Si un día nos pasa esto, lo primero que tendremos que hacer es analizar si realmente Google nos ha penalizado. Existen dos tipos de penalizaciones, las automáticas y las manuales (las peores).

En cualquiera de los dos casos los motivos pueden ser:

  • Pérdida de las primeras posiciones con determinadas palabras claves
  • Pérdida de tráfico orgánico
  • Al escribir el dominio en el buscador, directamente ni aparece

[Tweet «Existen dos tipos de penalizaciones, las automáticas y las manuales (las peores)»]

Las principales causas de penalización por parte de Google pueden ser:

  • Copiar contenido de otras páginas
  • Comprar enlaces
  • Tener código oculto en nuestra web
  • Tener sobre optimizada la web con excesivo número de palabras claves
  • Abusar del intercambio de enlaces

Lo que sí que es importante es diferenciar en lo que es una penalización y cosas que no ayudan al SEO. Por ejemplo, que nuestra web no sea responsive no es penalizado por Google pero no nos ayuda en absoluto para obtener buenas posiciones. Es importante diferenciar entre “hacer las cosas mal” y “no hacer las cosas bien”. Lo mismo pasa con el contenido, si no actualizamos asiduamente parte del contenido de nuestra web, Google nunca nos va a penalizar por ello, pero lo que sí que es seguro es que tampoco nos va a beneficiar, más bien el contrario.

[Tweet «Es importante diferenciar en lo que es una penalización y cosas que no ayudan al SEO»]

Tal y como comentaba al inicio hay dos tipos de penalizaciones, las automáticas y las manuales.

  • Si Google no te avisa, es una penalización automática, y el motivo es que el algoritmo ha detectado que has hecho algo que no debías y de ahí la penalización. Muy probablemente haya sido nuestro gran amigo Panda o su amigo Penguin. En el caso de que haya sido Panda, posiblemente tienes algún problema en el contenido de tu web como contenido duplicado, o poco contenido original, exceso de publicidad… En el caso de que haya sido su amigo Penguin posiblemente tienes un problema con la compra de enlaces, el intercambio excesivo, has utilizado algún software para dar de alta tu web de forma automática en miles de directorios, etc…
  • Si la penalización ha sido manual, Google te avisa a través de Webmastertools, los motivos pueden ser diversos, o bien porque alguien ha enviado un informe de SPAM al buscador, o bien se ha disparado una señal de alarma, en cualquier caso deberás repasarlo y poner solución. Una vez lo hayas resuelto, tendrás que enviar un informe de reconsideración a Google (este caso solo es posible con las penalizaciones manuales) y una vez revisen el sitio, te librarán de la penalización.

Consejos a la hora de ponerte en contacto con Google

Sé amable, acata el “mea culpa” (aunque no la tengas), di que no lo volverás a hacer, si te lo han hecho menciona a quien lo haya hecho y explica que es lo que has hecho para que te quiten de la penalización 😉

En definitiva, vamos a llevarnos bien con Google que nos queda un largo camino por recorrer

Deja un comentario

cuatro × tres =