Marc González, alumno de IM y E-commerce Manager en TINYCOTTONS

Marc González ha dedicado toda su carrera al mundo del E-commerce. Estudiando Comercio y Marketing y especializándose con nosotros en Marketing Digital, ha tenido una exitosa carrera en la que incluye la co-fundación de su propia empresa. Conoce su historia en la siguiente entrevista.

¿Por qué decidiste cursar tus estudios en Comercio y Marketing?

La verdad es que fue por puro azar. Al terminar el instituto no tenía nada claro a qué quería dedicarme profesionalmente y en ese momento lo que más me interesaba era la fotografía. Mi intención era formarme en ese área, pero por una sucesión de sorpresas burocráticas terminé matriculándome en las asignaturas equivocadas y me lancé a estudiar Marketing un poco de forma improvisada. Visto ahora, tengo que reconocer que no fue tan mala jugada.

Justo al acabar decides especializarte con nosotros en Marketing Digital. ¿Qué te llevó a decidirte por esta rama del marketing?

En el centro donde cursé mis estudios en Marketing, un ex-alumno, Bernat Tirado, vino a hacernos una conferencia sobre Marketing Digital. En ese momento, en 2009, todo esto era como muy desconocido y raro. Sin embargo, para mí, que me pasaba el 80% del tiempo en Internet, vi muy claro que tenía que dirigir mis estudios hacia este área.

¿Cómo te ayudó lo aprendido en el Máster en tu carrera?

El máster sentó unos cimientos imprescindibles sin los cuales no habría sido capaz de desempeñar un buen papel en ninguno de los proyectos en los que he colaborado. En ese momento no había tanto acceso a la información como ahora y, que yo recuerde, en Barcelona solo había un centro que ofreciera especialización en Marketing Digital. En el máster tuve muy buenos profesores. Diez años después, el mundo digital ha cambiado por completo y, sin embargo, muchas de sus recomendaciones y buenas prácticas siguen vigentes para mí y las aplico a diario.

Empiezas trabajando para el E-commerce 1000bebés.com en la que prácticamente te encargas de todas las funciones relacionadas con el marketing digital. ¿Cómo viviste esta experiencia y qué tareas eran las más retadoras? 

Al poco tiempo de terminar el máster tuve la suerte de poder unirme a 1000bebes.com, un pure player del sector de la puericultura, que en ese momento ya era un proyecto de ecommerce consolidado en España. Para mí fue una oportunidad única de poder poner en práctica todo lo aprendido en el máster. Al ser un ecommerce con varios años de vida y con una buena base SEO, tenía un tráfico que permitía obtener feedback casi instantáneo de cualquier acción que se llevaba a cabo. Yo aún carecía de cualquier experiencia en el campo digital y fue algo determinante para consolidar mis conocimientos de Marketing Digital. 

Al poco tiempo de unirme, surgió la oportunidad de que se incorporara al equipo Dani Verge, un gran amigo y compañero en el grado superior y el máster. El poder co-liderar el área de marketing de forma conjunta fue una experiencia muy bonita y divertida. En ese momento no recuerdo que hubiera una tarea más retadora que otra, al tratarse de mi primera experiencia todo en general era de por sí un reto.

Después trabajas como E-commerce marketing consultant para Indesai. ¿Qué aprendiste de esta experiencia?

Al salir de 1000bebes.com, tuve la oportunidad de colaborar como freelance con el equipo de Indesai, una agencia principalmente enfocada en el desarrollo de ecommerce en Magento. Indesai tenía en cartera algunos clientes de ecommerce muy potentes a los que pude dar soporte de marketing en áreas como el SEO, la analítica y el UX. Para mi lo más relevante de esta etapa fue trabajar codo a codo y aprender de mis compañeros Xavi Casas y Daniel Retamal. Ambos ya tenían muchos años de experiencia a sus espaldas y aprendí muchísimo de ellos. 

De esta experiencia quiero destacar dos cosas que han sido muy importantes en mi carrera. En primer lugar, los conocimientos técnicos en desarrollo web que adquirí y que han sido tan importantes después. Y en segundo lugar, el trabajazo que se hace desde las agencias. El haber pasado esta etapa me ha ayudado muchísimo a empatizar mejor con los partners con los cuales he colaborado al largo de mi carrera. He podido entender mejor su forma de trabajar y ver el valor que se aporta desde estas. Me parece muy importante este punto porque no todo el mundo sabe apreciar el valor que aporta tener un buen partner a tu lado.

Poco después empiezas a trabajar para Casa Viva como Ecommerce Manager. ¿Cómo surgió esta oportunidad? ¿De qué funciones te encargabas y cuáles eran las que más te gustaban?

Durante mi etapa anterior en Indesai estuve dando soporte de marketing a Casa Viva, que por aquel entonces era uno de los clientes en cartera. Conecté muy bien con el Ecommerce Manager y al cabo de un tiempo, cuando éste decidió salir del proyecto, me recomendó como candidato para sustituirle. 

Unirme a Casa Viva fue un gran salto en mi carrera. Liderar el área de ecommerce de un retail con tantos años de vida y más de 40 tiendas físicas debe ser lo más parecido a la mili de nuestros padres, o por lo menos así lo viví yo. Mi función principal fue elevar el área de ecommerce pero también estaba involucrado en el área digital y de omnicanalidad de la marca donde tuve el placer de encontrarme con Daniel Álvarez, Head of Digital, de quien he aprendido muchísimo. Podría decir que me gustaba todo lo que no tuviera que ver con la logística a la cual responsabilizo de las 15 o 20 canas que debo tener ahora, pero sin duda con lo que me quedo de esta etapa es con todo lo que aprendí sobre la filosofía customer-centric de un retail.

Después co-fundas Cavapack, una tienda online de cava y vino. ¿Cómo surgió la idea? ¿Cómo fue el proceso de montar un e-commerce desde cero?

Realmente el proyecto Cavapack empieza un poco antes, durante mi etapa en Indesai, y nació de la voluntad por meterme en el barro de la parte más técnica de un negocio digital. Sergi y yo, que nos conocemos desde hace 30 años, teníamos en común la inquietud por emprender algo propio y al ser los dos de Sant Sadurní d’Anoia hubiera sido absurdo no aprovechar la oportunidad de tener el 70 o 80% de la producción de cava a un radio de 30kms de nuestras casas. 

No conocíamos de la existencia de ningún ecommerce multimarca 100% centrado en el cava y ahí nos metimos. Cavapack nació sin ninguna pretensión de hacernos ricos ni nada que se le parezca, sino más bien en mi caso, como caja de arena donde poder explotar todos mis conocimientos del área técnica de desarrollo y de marketing. El proceso de montar un ecommerce desde cero es lo más divertido que he hecho, imagino que sobre todo porque en ningún momento le he tenido que dar explicaciones a nadie y siempre ha sido el proyecto complementario al trabajo principal de cada uno, por lo que la estabilidad económica de ninguno de nosotros dependía del proyecto y, en parte, gracias a ello hemos creado un proyecto tan bonito.

¿Con qué dificultades os encontrasteis y cómo conseguisteis superarlas?

La dificultad principal en nuestro caso es, después de 4 años, encontrar el tiempo para poder continuar el proyecto con el mismo ritmo que al inicio. Y la otra, no nos vamos a engañar, es la dificultad de emprender un proyecto sin demasiados recursos económicos aunque precisamente ahí reside el valor de todo ello: que es 100% DIY y autogestionado.

Paralelamente trabajas como Ecommerce manager para Tinycottons. ¿Cuáles son tus funciones?

Hace un año tuve la suerte de unirme a TINYCOTTONS. Es una marca de ropa infantil sostenible, desmarcada del fast fashion y con una proyección internacional espectacular. Mi función principal es liderar el área de ecommerce. La diferencia de este proyecto respecto a los anteriores es, sobre todo, su expansión internacional y el producto, que están más alineados con mis valores.

¿Cómo estás viviendo estos tiempos de cuarentena? ¿Habéis tomado alguna medida especial en Tinycottons?

Como todos, con mucha incertidumbre. Es cierto que gran parte del sector ecommerce y digital nos estamos viendo beneficiados de esta situación dando como resultado índices de crecimiento muy altos, pero las consecuencias que esta crisis dejará en el comercio físico y sobr todo en el comercio más vulnerable son preocupantes. En el caso de TINY por el momento estamos haciendo todo lo posible para que el canal ecommerce dé lo máximo de sí mismo, ya que el canal B2B y los puntos de venta físicos se encuentran en un momento difícil.

¿Algún consejo para otros E-commerce Managers para los días que nos esperan?

Dar consejos en esta situación es delicado, pero quizás es un buen momento para hacer un ejercicio de abstracción y ponernos más que nunca en la cabeza del consumidor e intentar ver qué podemos hacer para que la situación sea menos crítica para él/ella. En el caso de los ecommerce con proyección internacional, creo que no queda otra opción que reformular la estrategia y destinar el presupuesto a los países menos afectados para intentar frenar el golpe.

Deja un comentario

14 + 3 =