La @ ha muerto, viva la @

Internet hace tiempo que forma parte de nuestras vidas, seamos o no conscientes. No sólo por formar parte con nuestra información digital personal sino también por mantener eternamente alimentadas las rutinas de análisis comportamental (articuladas por las famosas cookies).

Somos, en sentido digital, lo que hacemos. Nuestro hacer nos define.

Por ello y como gestores de la marca, por ende vehiculadores de la relación digital con nuestros clientes, se vuelve crucial conocer el ecosistema vital de nuestros clientes para su yo digital.

Ahora bien, centrándonos en los datos que nos aporta el EGM1, pese a que el canal correo electrónico ha sufrido un descenso sostenido desde el 2008, su máxima penetración, hoy en día se sitúa por encima del 69%.

Un panorama en cambio constante, clara realidad para Heráclito de Éfeso, donde los únicos servicios en trayectoria ascendente en internet son la mensajería instantánea, el juego y el uso de apps (EGM1).

Volviendo a lo mundano, o evitándolo como Bunbury, en un planeta donde los accesos a la red global se han convertido en apenas un par de décadas de extraordinarios a coloquiales, desde el 1996 sólo un 1% hasta el 68,1% de la primera oleada del EGM1.

Ahora, la comunicación online se ha vuelto asequible, medible y rentable para casi la mayoría del tejido empresarial. Puedes decidir entrar o no, pero no quedarte impasible.

Los accesos se han convertido en apenas un par de décadas de extraordinarios a coloquiales.

¿Y si todavía creemos que el email marketing murió?

Entonces, siempre nos quedará reconocer que si el valor de una marca digital se centra primordialmente entre el branding y el pushing, todavía queda mucho camino que recorrer para alcanzar el grado de comprensión que el email marketing te puede revelar del comportamiento de los consumidores.

Claramente, la gestión de un canal que además se erige la mayoría de veces como el más rentable es la clave de la rentabilidad en la e-relación emocional con tus clientes. Los seres humanos necesitamos de relaciones sociales, los yos digitales necesitamos lo mismo.

La irrupción de la conectividad móvil, entre otros factores, ha propiciado que los accesos sean en algunos casos constantes, en otros múltiples dentro de un mismo salón, familiares hasta la tercera edad… en el sentido social, se ha democratizado internet2.

Astutamente, pocos contenidos de los medios tradicionales se olvidan de ello. Participación en programas de televisión prime time a través de sms, colaboraciones con programas de radio vía archivo de audio enviado por mensajería instantánea, comentarios a artículos de prensa mediante la página web…

Y es aquí dónde, generalmente, la relación se cierra. Unidirecciónal.

El canal puntual lógico sería el mismo que la colaboración. Pero si buscamos una relación, lo coherente y rentable es que sea o bien las redes sociales o bien el email marketing.

Definitivamente, viv@ la @.

Fuentes:   
1 AIMC. Audiencia de Internet en el EGM. [EGM: 1ª OLA 2014 FEBRERO/MARZO]. Madrid, marzo 2014 http://www.aimc.es/-Audiencia-de-Internet-en-el-EGM-.html.

2 AIMC. Resumen General [del EGM]. [EGM: 2014 ABRIL/MAYO]. Madrid, mayo 2014 http://www.aimc.es/-Datos-EGM-Resumen-General-.html.

Deja un comentario

14 − 1 =