Estrategia para potenciar una marca personal: las maneras de elaborarla

Marca personal, en inglés personal branding, es un término relativamente reciente en el vocabulario de los profesionales digitales. Un concepto cada año más importante en el contexto laboral en España y que también va ganando un valor más elevado en el ámbito virtual. Su valor al momento es incluso tan elevado que actualmente se considera el mejor CV y la mejor carta de presentación.

En consecuencia, con el fin de disponer de una marca personal sólida, cada uno tendría que apostar mucho por su desarrollo y fortalecimiento. Ante todo, habría que elaborar una estrategia para potenciar su propia marca personal. Por suerte, existen varias maneras de hacerlo. Bien que, antes de abordar el tema de la estrategia, hay que marcar tres cosas:

– Una marca personal no se limita solo al ámbito digital, si no que lo traspasa y se asienta en el mundo físico, hecho por lo que lo más correcto sería hablar de una marca personal integral (branding integral).

– Una marca personal no es un concepto aplicable únicamente al mundo laboral, si no se basa tanto en las pasiones personales de uno como en sus aficiones profesionales.

Todos tenemos una marca personal o, en otras palabras, todos dejamos una huella tanto en el entorno profesional como privado, pero dichas huellas no son iguales ni igual de impactantes.

Ahora bien, nos centramos en la estrategia para potenciar una marca personal y las maneras de elaborarla.

¿Quieres formarte en personal Branding y Gestióin de marcas?   Sí, quiero

 

Las vías hacia la elaboración de una estrategia de personal branding

Para elaborar una estrategia de personal branding, es necesario guiarse por ciertas vías para estar convencido de que dicha estrategia esté correctamente elaborada y, consecuentemente, que la marca personal sea potenciada al máximo. A continuación, te proporcionamos unas de las vías en cuestión.

Autoconocimiento

Ante todo, fijándonos en el ámbito digital, lo recomendable sería que cada uno busque su nombre y apellido en uno de los buscadores, Google por ejemplo. De este modo, encontrarás las informaciones online que ya existen sobre ti mismo, tu marca personal actual. De mismo modo, te quedará más claro con qué aspectos de tu marca actual no estás a gusto y qué es lo que deberías mejorar.

Por otro lado, cada uno tendría que pensar en su propia historia que contar. De hecho, todos tenemos pasiones y aficiones profesionales que nos motivan diariamente a ser mejores. Aparte, al ponerse a materializar dicha historia, sería muy importante incluir el detonante clave que impulsó a una persona a lanzarse, así como objetivos que aspira a conseguir.

Objetivos

Hablando de objetivos, cada proyecto de marca personal debería contener dos tipos de objetivos:

Objetivos a corto plazo: lo que se aspira conseguir en unas pocas semanas para considerar que la estrategia de marca personal está en el camino correcto.

 Objetivos a largo plazo: lo que a uno le gustaría conseguir en los próximos meses o años.

Acciones concretas

Paso siguiente, es recomendable que uno tenga su blog o página web con blog incluido bien cuidado, ya que se trata de la herramienta más potente de posicionamiento personal.

Aparte, otras acciones serían: hacerse una buena fotografía, utilizar el vídeo para mostrarse y darse a conocer, empezar a seguir las empresas que le interesan en el contexto del posible futuro empleo, observar a los referentes de su sector y estar activo en las redes sociales.

Redes sociales

Tocando el tema de redes sociales, un consejo: cada persona debería usar el mismo nombre de usuario en sus redes sociales. Por otro lado, dado que existen numerosas redes sociales, no se puede estar activo en todas, cosa por la que habría que valorar cada red y cada caso, para centrarse en las más óptimas. Bien que, por norma general, las tres redes más importantes para potenciar la marca personal son: Linkedin, Twitter y Google+.

El mundo offline

Además de centrarse en el ámbito online, tampoco hay que olvidar que existe el ámbito offline. Uno de nuestros consejos sería disponer de tarjetas personales ya que las mismas siguen siendo una herramienta útil para practicar el llamado networking offline.

Ahora bien, en cuanto al diseño, la tarjeta debería ir acorde con la imagen que uno tiene en Internet, mientras que los datos más importantes que debería incluir son:

– Nombre y apellidos.

– Una descripción profesional.

– Número de teléfono y correo electrónico.

– Dirección del blog o página web.

Invertir en la formación adecuada puede ser la clave del éxito

No obstante, ya que todo lo dicho puede parecer todo un desafío o, justo lo contrario, una oportunidad muy atractiva, la mejor opción en ambos casos sería invertir en una formación adecuada con el fin de obtener conocimientos sobre cómo elaborar la estrategia más óptima de personal branding. Todo esto para conseguir dejar una huella muy impactante y diferenciarse del resto de profesionales que, ante la precariedad del mundo laboral, muestra la clave del éxito.

master marketing digital

Deja un comentario

19 − 6 =