Digital Marketers e Inteligencia Artificial: más unidos que nunca

Quizás muchos todavía no os hayáis dado cuenta, pero si os dedicáis al marketing digital, seguramente estáis usando la inteligencia artificial en vuestro día a día. Y no solo aquellos que trabajáis en grandes multinacionales que disponen de potentes software de personalización. Muchas de las pymes se benefician ya (o si no lo harán pronto) de las grandes ventajas que nos trae la tecnología para hacer más efectivas nuestras acciones de marketing digital.
Y esto no es más que el principio: Según muestran los datos de una encuesta publicada en Marketing Directo, el 85% de los creativos consideran que la IA (inteligencia artificial) será el output con mayor impacto en las agencias. Y es que la inteligencia artificial nos puede ayudar en tres factores clave: mejorar la productividad, entender al consumidor y mejorar la experiencia digital de cliente.
La habilidad de analizar las conversaciones en social media y de juntar datos de primera mano con datos de terceros ha permitido mejoras en identificación de segmento, desarrollo de buyer persona y mapeo del decisión journey. La inteligencia artificial permite incluso simplificar, mejorar o eliminar los frenos de compra. Todo ello, música para los oídos de los digital marketers, que se pasan horas analizando a las buyer personas con los (pocos) datos de los que suelen disponer para que sus mensajes conecten con ellos.
Pero antes de avanzar más, vamos a clarificar lo que entendemos por inteligencia artificial.

Qué es la inteligencia artificial

La inteligencia artificial es el estudio de cómo hacer que las máquinas sean inteligentes o capaces de resolver problemas como los humanos. El machine learning es, en resumen, una nueva manera de crear estos sistemas que resuelven problemas. Durante décadas los programadores han codificado manualmente programas informáticos para dar respuestas automáticas a ciertos inputs. Con el machine learning, enseñamos a las computadoras a aprender sin tener que programarlas con restrictivas reglas. Esto se consigue mostrándole al sistema un número de ejemplos hasta que por fin empieza a ver un patrón y aprende de ellos.
Según explicó el VP de Google en una entrevista, para manejar Google Photos, ellos utilizan este método: le enseñan al sistema, por ejemplo, a reconocer la diferencia entre un gato y un perro enseñándole varias imágenes etiquetadas de gatos y perros. Entonces el sistema mira patrones y pixeles y empieza a adivinar cuál es cuál. Finalmente aprende a reconocer la diferencia entre gatos y perros.

Cómo aplicamos la inteligencia artificial en el marketing

Como decíamos antes, hay mil maneras en las que usamos la inteligencia artificial sin darnos cuenta. Aquí enumeramos algunos de los usos que se le dan actualmente a la inteligencia artificial y otros que están por venir o en fase beta:

  • Contenido generado por AI
  • Creación de smart content
  • Voice search
  • Compra de medios programática
  • Análisis de predictabilidad
  • Puntuación de leads
  • Targeting de Anuncios
  • Precios dinámicos
  • Personalización de Webs y Apps
  • Chatbots
  • Re-targeting
  • Marketing automation
  • Emails dinámicos

¿Qué significa esto para los Digital Marketers?

Gran parte de la oportunidad que supone, es cómo la inteligencia artificial nos puede ayudar a conseguir la completa personalización y relevancia de nuestras comunicaciones a gran escala. Con plataformas como YouTube alcanzando a miles de usuarios diariamente, las plataformas de anunciantes digitales pueden por fin llegar a comunicar a un público masivo, como nunca antes.
Este hecho combinado con la personalización de los anuncios que permite la AI, significa que pronto seremos capaces de crear campañas que enseñen la mejor versión del anuncio posible para cada tipo de cliente en el momento preciso en el que  está más dispuesto a realizar la acción de compra.
Estamos en un punto en el que las interacciones entre campañas y compradores pueden ser relevantes de principio a fin. Desde el planning de mensajes creativos para cada segmento, a selección de medios y la experiencia de compra.
Tendremos tantos datos del cliente, que no solo podremos saber de qué color o material prefiere las camisetas, sino que sabremos cuántas compras ha realizado este mes, cómo es su casa y hasta el tiempo que hace en el momento en el que ve el anuncio. Y toda esta personalización se implementará, a tiempo real, para cada persona con la que nuestra marca entre en contacto.

Deja un comentario

seis + 7 =