Los principales modelos y objetivos de negocio en Internet

Aunque nos apasiona el marketing digital, sabemos que no siempre es lo primero. Y es que detrás de toda estrategia de éxito (y eso lo aprendemos en el curso marketing digital),  hay un largo trabajo previo, sin duda un aspecto crítico que hará que nuestro marketing online llegue a buen puerto.

Uno de estos trabajos previos es tener bien claro qué tipo de modelo de negocio será el nuestro, el que usaremos en nuestra estrategia online.

Podemos enfocar la elección de nuestro modelo de negocio ideal a partir de diferentes puntos de vista.

Respecto a la organización

Podemos diferenciar tres modelos diferentes:

a) La venta directa, que se trata sin duda del modelo más extendido y más utilizado. En este modelo, un usuario compra en una tienda online un servicio o un producto, y el vendedor se queda un porcentaje variable, que puede ser del 100% si la tienda es propia. El principal ejemplo de este modelo es Amazon.

b) Los marketplace son una plataforma online en la que un comprador puede elegir entre diferentes vendedores, englobados en una misma categoría de productos o de servicios. Por ejemplo, uno de los marketplace más importante es eBay.

c) Y finalmente, la intermediación a comisión, en la que un agente actúa como intermediario de servicios o de productos en un entorno digital. Se trata de una relación de confianza y plenamente intencionada: los compradores confian de forma específica al intermediador aquello que quieren vender.

[Tweet «Los principales modelos y objetivos de negocio en Internet»]

Respecto al objeto vendido

En segundo lugar, y con un enfoque del objeto vendido, existen los siguientes modelos de negocio:

a) Si son productos físicos: se trata sin duda del negocio más habitual, y se requiere para ello un logística mínima que garantice los envíos y las recogidas. Según si producimos o no los objetos, pueden existir comisiones.

b) Si son productos intangibles: que sean productos sin necesidad de envío físico. Además, los vendedores en este caso también consiguen ventajas: beneficios financieros o comisiones por intermediación. Los ejemplos de este modelo son infinitos, y sin duda son en la actualidad el modelo de negocio dominante en internet: packs de experiencias, descuentos en productos VIP, billetes de avión, noches de hotel o entradas en todo tipo de espectáculos…

c) Si se trata de un producto intangible digital:  y como ya habrás deducido, son productos que se pueden consumir exclusivamente en digital, y que por tanto no necesita de ningún tipo de envío ni de logística alguna. En este ámbito destacan la venta de software, de vídeos o de música. Este tipo de modelo de negocio es el más extendido en la red, y también uno de los más rentables.

d) Y finalmente, si se venden servicios en internet, que pueden estar o no vinculados a otros tipos de productos físicos o digitales. En este ámbito podríamos encontrar los mantenimientos o las garantías, o incluso la formación, la consultoría o los eventos.

Respecto a los actores implicados

En tercer lugar, hay que tener en cuenta los actores implicados: así, podemos diferenciar entre

  • B2B (entre empresas),
  • B2C (de empresas hacia particulares),
  • C2C (entre particulares), y
  • On2Off (del offline hacia procesos y entornos digitales).

También existen otros modelos de negocio a tener en cuenta. Respecto a la fuente de ingresos, debemos diferenciar entre los gratuitos basados en publicidad, los de pago o los freemium. Y respecto a la infraestructura, existen los modelos telecos, los medios de pago o los ecosistemas.

Si quieres profundizar en los distintos modelos de negocio que existen en Internet, puedes formarte en el Curso Marketing Digital de IIMN 😉

curso marketing digital

 

Deja un comentario

diez + siete =