6 tendencias del 2020 para vender y mercadear un producto digital

Cursos online, libros electrónicos, podcasts de pago, apps, asesoramiento virtual… hay cada vez más productos digitales, y la demanda también va en crecimiento. Además, la tecnología sigue evolucionando y se venden licencias o suscripciones de SaaS como el ERP, que es un software para integrar y optimizar procesos por parte de las empresas. Es más, en las últimas semanas, con el coronavirus, aún cobra más fuerza la venta de productos online, dadas las limitaciones de movimiento y el aumento del tiempo libre. ¿Cómo incrementar tus ventas online este año?

Descubramos 6 tendencias de marketing para productos digitales en 2020. 

Marketing conversacional

En este momento se combinan dos nuevos contextos: la rápida adopción por parte de los consumidores de altavoces inteligentes y la innovación en el procesamiento de consultas de búsqueda, interfaces de conversación y mensajes.

El marketing conversacional destacó como una innovación clave en el último Ciclo de Gartner junto con la Inteligencia Artificial, que a menudo lo alimenta. Esto implica más personificación,  marketing en tiempo real y marketing conversacional. 

Los usuarios comprarán productos digitales pidiendo información previa por mensaje. Las tecnologías de marketing conversacional permiten interacciones entre empresas y clientes que imitan el diálogo humano y lo hacen a escala, por ejemplo usando bots en Facebook.

Voice Search SEO

Siguiendo la línea del punto anterior, al mismo tiempo que el marketing conversacional va en aumento, también cambia la forma en que las personas hacen búsquedas online. El SEO por voz irá en aumento en 2020, y las empresas que quieran vender productos digitales deberán tenerlo en cuenta para posicionar palabras clave cada vez más parecidas al lenguaje natural. 

Por ejemplo, si antes un típico ejemplo de palabra clave podría ser ‘ebook consejo alimentación’, el usuario cuando busca por voz no teclea, así que podría decir frases como ‘quiero un ebook con consejos útiles de alimentación’.

Micro-Influencers

Las marcas cada vez cuentan más con los influencers para vender sus productos digitales, pero el marketing en 2020 irá dirigiendo la atención a los micro-influencers. Si bien sus números de seguidores pueden no parecer enormes (10K-50K), son más asequibles que las celebridades, tienen una audiencia mucho más comprometida y pueden crear relaciones más significativas con sus seguidores.

La clave está en encontrar a personas con muchos seguidores fieles de un segmento muy concreto, en lugar de recurrir a celebridades con millones de seguidores con una audiencia menos segmentada y comprometida. Por ejemplo, si quieres promocionar una app de control del peso, puedes contactar con una instagrammer con 15 mil seguidores que a menudo hable sobre dietas de adelgazamiento.

Por ejemplo, si quieres vender un software de alquiler vacacional, puedes apoyarte en influencers del sector turismo que aunque no tengan millones de seguidores como el Rubius o Dulceida, apuntan de manera eficaz y con mucho engagement a tu audiencia específica: personas que viajan a menudo con interés por ofertas de vacaciones. A menudo se enfoca en forma de sorteos que realizan en sus perfiles, poniendo como requisito seguir a la empresa en cuestión que se quiere promocionar, en este caso un software o una app a descargar.

Marketing de afiliados

Un perfil similar al influencer es el afiliado, en este caso se trata de un prescriptor que tiene una relación a largo plazo con una marca y que está dispuesto a cobrar solamente si logra ventas reales, utilizando un código promocional o un link personalizado.

En el negocio de los productos digitales funciona muy bien el marketing de afiliados, y se espera que este año siga en aumento. Las marcas que quieran vender contenido digital descargable, ya sea empresas de SaaS, profesionales independientes con cursos online, etc. pueden apoyarse en afiliados que aumenten su tráfico y ventas, a comisión.

Compras en redes sociales

Las redes sociales son canales de gran relevancia para convertir clientes si cuentas con productos digitales que quieres comercializar. Si bien los productos digitales en principio no se pueden vender directamente con etiquetado de productos en Instagram y Facebook, cada vez más marcas se anuncian en estos canales. La transacción final se puede realizar en una landing page o un ecommerce, pero Instagram y Facebook son espacios donde los usuarios suelen ver un post sobre el tema y preguntar por mensaje privado.

Los productos digitales deben apoyarse en redes sociales para mostrarse, porque al tratarse de bienes intangibles, el usuario necesita una confianza y seguridad en el producto, así como visualizarlo al máximo, para decidirse a hacer la compra. 

Por ejemplo, una app que se quiere dar a conocer sabe muy bien que no solo necesitará explicar qué ofrece, sino mostrarlo. Las prestaciones técnicas son importantes, pero las demos y los modelos freemium se ofrecen a menudo por alguna razón. 

En Instagram es posible crear stories o posts con videos donde se muestre el comportamiento de la aplicación de forma dinámica. Asimismo, si el producto digital que se quiere comercializar es un curso online, se pueden mostrar capturas o incluso vídeos cortos gratuitos. De esta forma el usuario puede probar parcialmente el producto digital, antes de decidirse a pagar por él o suscribirse.

Email marketing seguro, automatizado y personalizado

Si bien el correo es uno de los medios de comunicación más tradicionales, nunca se ha quedado obsoleto y se reinventó pronto con el correo electrónico. Este 2020 seguirá siendo un canal importante para la venta de productos digitales, y así lo muestran los datos más recientes sobre e-mail marketing. Eso sí, con más peso de los dispositivos móviles y contando actualmente con IA para personalizar al tiempo que automatizar los mensajes. 

El Informe DMA Email Benchmarking Report de este año destacó cómo se ha revitalizado el email marketing desde el Reglamento General de Protección de Datos (GDPR) de la UE. Los usuarios vuelven a confiar más en los correos que reciben, y este canal permite a las marcas mercadear un producto digital de manera progresiva, a través de workflows siguiendo estrategias de marketing diseñadas para avanzar en el buyer journey hasta la decisión de compra, y siguiendo en la fidelización. 

Conclusión

En este año 2020 los productos digitales cobran una gran relevancia, no solo porque las posibilidades que ofrece la tecnología son cada vez mayores y los hábitos de los usuarios cambian, sino que además con la crisis del coronavirus se ha agudizado la importancia de la digitalización de las empresas para garantizar su éxito y supervivencia.

El futuro será de las marcas que aprovechen las redes sociales como Instagram, que se apoyen en la IA para el envío masivo y lo más personalizado posible de email marketing y mensajes sociales, que sean capaces de saltar a móviles y a dispositivos de voz, y que logren sacar partido de colaboraciones valiosas con influencers y afiliados.

Deja un comentario

3 × 3 =